Isidro Bocanegra – Chiro

Isidro Bocanegra, conocido artísticamente como Chiro (Burgos, 1953),  supera con creces la verdadera iniciativa, ya que experto en el uso de la espátula, presenta una abstracción tremendamente vital, activa, vigorizante, plagada de movimientos de toda índole: sinuosos, vehementes, sosegados, dubitativos o plenamente dirigidos, según el color escogido, y el utensilio seleccionado.

Isidro Bocanegra – Chiro - Maestro Industrial, especializado en mecánica desde 1973, y con diversos cursos de control numérico, producción y electro-erosión, este inventor por vocación y artista por afición, (ha obtenido premios en muy diversas ediciones del  E Salon International  Des  Inventions  Et  Des  Techniques  Nouvelles  de Ginebra, ( Suiza), por motores de cilindros enfrentados, tapón hermético de botellas, motor de dos cámaras, etc.) desarrolla Isidro Bocanegra – Chiro un Arte, que en la esencia más intensa de la abstracción, basa su fuerza y su belleza en saber utilizar una herramienta, que si bien conocida por cualquier pintor, se recurre poco a ella en el plano artístico.

Para Isidro Bocanegra – Chiro, la inercia de la espátula es su epicentro artístico, pues no se puede olvidar,  y sí incidir,  que la pintura abstracta, significa un cosmos con exclusión del sujeto. Cada una de sus telas posee una esencia determinante, que sabe acompañar con un trazo descriptivo y representativo, que incita al espectador a buscar cual es el mensaje, adentrándose en los complejos, briosos y espectaculares lienzos.

Partiendo de estos puntos de vista, totalmente positivos, no se puede dudar que Isidro Bocanegra – Chiro se halla absolutamente involucrado en una facultad que llama la atención tanto del entendido como del profano, pues cada uno de sus trabajos aporta calidad,  serenidad o ímpetu y seducción, especialmente en algunas piezas donde la gama cromática conjuga a la perfección con un sugestivo juego lumínico.

Isidro Bocanegra – Chiro, autodidacta en el arte, y sin un amplio currículum expositivo, es prolífico delante del caballete, la paleta y la espátula, apreciándose también algún toque de pincel, imprescindible para cumplimentar esos detalles que la fuerza de la herramienta ocultan.

Aunque a simple vista no se aprecie, las investigaciones son el fuerte de Isidro Bocanegra – Chiro,  cogiendo en todo momento esa técnica depurada ya descrita, que representa el conocimiento con que es trabajada, mostrando unos trabajos fuertes e intensos, creando distintas intensidades con una gama cromática variopinta y elaborada, que da lugar a espacios surgidos por la voluntad de llegar a una expresión en un encuentro que puede calificarse de Arte Contemporáneo y su propia naturaleza.