MNAC – MUSEU NACIONAL D’ART DE CATALUNYA (Barcelona) – RAMON PICHOT: DELS QUATRE GATS A LA MAISON ROSE

UN PINTOR DE SECUNDARIO CON MOMENTOS DE BRILLANTEZ

Una de las tareas básicas e incuestionables de cualquier museo de arte, es dar a conocer el esplendor de las máximas figuras artísticas, tanto del país donde está emplazado, así como facilitar el conocimiento de artistas de diversas disciplinas procedentes del extranjero.

Pero a partir del siglo XVII y hasta la actualidad, se ha demostrado la prolífica existencia de dibujantes, pintores, escultores o grabadores, en algunas ocasiones, no exentos de fama y prestigio en vida, pero el tiempo ha demostrado la realidad de la calidad de su obra, menor, no exenta de importancia, pero sin llegar a la genialidad.

Tal es el caso de Ramon Pichot, y la muestra “De los Quatre Gats a la Maison Rose, que hasta mediados del mes de enero del 2018 presenta el MNAC, dentro del ámbito de exposiciones temporales.

Vista general de la muestra

La exposición presenta unas 50 pinturas, dibujos y grabados, la mayoría procedentes de colecciones particulares, y ofrece, por primera vez, una visión global de la obra de este artista, en gran medida desconocida por el gran público.

Barcelona, París y Cadaqués (Girona) son los ejes principales de la muestra, perfectamente organizada, y que da una visión acertada y explicita de la obra del artista.

Ramon Pichot. Cala Nans, Cadaqués, c. 1900. Colección Família Pichot. ©Josep Casanova

Nacido en Barcelona, 1873 y fallecido en París en 1925,  fue compañero de Isidre Nonell y de Ricard Canals en el grupo de artistas llamado  La Colla del Safrà o de Sant Martí, siendo amigo también de Pablo Picasso, Ramón Casas y Ricardo Opisso, que hicieron numerosos apuntes de él. Ilustró los Fulls de la vida, de Santiago Rusiñol, con quien hizo un viaje a Granada en 1897, y en 1899 expuso en Madrid su España vieja, bajo el influjo de la España negra iniciada por Ignacio Zuloaga y Darío de Regoyos.

Ramon Pichot - Ofrenda - (1898) - Óleo sobre lienzo - MNAC

La obra de Pichot contribuyó a la síntesis de las distintas tendencias de la renovación plástica catalana, practicando una pintura de factura naturalista y densamente simbólica influida por el romanticismo nórdico, pero sin llegar a la plasticidad y elegancia de Ramon Casas, a la exquisitez y profundidad de Santiago Rusiñol, ni a la intensidad de Dario de Regoyos. Se quedó a medio camino, pero ello no significa que deba ser menospreciado, puesto que en esta exposición se aprecia estudio constante, renovación, dominio técnico, admiración por la figura femenina y en general plasticidad en el paisaje, aunque sus escenas costumbristas son las menos acertadas, tal vez demasiado encorsetadas y excesivamente rudimentarias.

Ramon Pichot.-Dibujo para un cartel, (tal vez de Champagne Codorniu), c. 1898 Herrederos de Luis Marquina Pichot. ©Josep Casanova

 

 

Se aprecian tonos fauvistas, aunque siempre dentro de márgenes académicos en piezas como Pescadores de 1902 o En la playa, realizada en 1901.

Una clara imitación a Ramon Casas, con influencias de Toulousse Lautrec es el Dibujo para un cartel, posiblemente destinado a la firma Codorniu, en el que se aprecia una buena estructura y una idea publicitaria muy marcada, pero evidentemente le falta la genialidad de los artistas citados.

 

Ramon Pichot: Retorno de las barcas - Citrca 1910 - Óleo sobre lienzo - Artur Ramon Art

Comentar también una obra como Germaine, que aparece como imagen del cartel de la muestra, que se debate entre la dama lánguida de Ramon Casas, que ilustraba una edición de la publicación Pel i Ploma 1898 y la Morfina de Santiago Rusiñol de 1890.

En 1900 pasó unos meses en Cadaqués, pintando paisajes y marinas al estilo de las estampas japonesas, que fueron expuestas en 1901 en la XVIII Exposición Extraordinaria de la Sala Parés con bastante éxito. No obstante, esos paisajes costeros no han superado el paso del tiempo, y en la actualidad se contemplan como postales luminosas, con toques impresionistas.

Vista General de la muestra

Tal como hemos indicado, hacia 1906 se inclinó por el luminismo y al final de su vida por el costumbrismo rural, demasiado folclórico, más cercano a la ilustración que a la obra pictórica, de plasticidad comprimida y temática localista.

En conjunto una muestra digna de ser visitada en su momento, con la finalidad de conocer otros nombres del Modernismo y la pintura catalana, aunque se trate de un artista menor.

MNAC (Museu Nacional d’Art de Catalunya)
Palau Nacional, Parc de Montjuïc, s/n
Barcelona

http://www.museunacional.cat/es

Marta

Nacida en Mataró y actualmente residente en Barcelona, en la actualidad, soy la responsable del departamento de tasaciones online de la firma Peritos de Arte, y colaboro en el departamento de documentación y archivo de la galería Miguel Marcos de Barcelona Con experiencia profesional en la administración de empresas, y durante dieciocho años en el campo de la archivística y la investigación histórica, desde hace más de dos lustros, realizo críticas de arte a través de este portal, habiendo ejercido a su vez, la corresponsalía de la revista GAL-ART, para Barcelona y otras poblaciones, así como también haber colaborado con ARTyHUM, publicación de dedicada a las humanidades en general. Hasta su cambio de titular, fui columnista habitual de arte en Tribuna Maresme, periódico de edición mensual de Barcelona y otros medios, además de haber documentado y confeccionado durante dos años, la descripción de obras para Artinternacional.com firma dedicada a la subastas online, y para la cual, en su momento, edité quincenalmente un boletín informativo dirigido a los clientes de la firma y expertos en general.