CAIXAFORUM BARCELONA: El mundo de Giorgio de Chirico

DESCUBRIMIENTO Y FASCINACIÓN  

Vista general de la exposición

Una de las razones fundamentales del existir de la historia del arte es el hecho de contar a través de la imaginación del artista, acontecimientos, sentimientos, expresión de una época, plasmación de una sociedad, crítica a la misma, o a algunos estamentos.

Sin embargo, con el surgimiento de las vanguardias del siglo XX, a lo antes mencionado quedó en parte revocado el simbolismo y el significado; por la búsqueda de nuevos mensajes con nuevas formas de expresión, adaptadas a un tiempo en que el ser humano empezó a evolucionar tecnológicamente a pasos agigantados.

El mundo de Giorgio de Chirico, exposición que Caixaforum Barcelona presenta hasta el próximo 22 de octubre, es una completa y extensa antológica del genial pintor italiano que sumerge al espectador en un entramado de hechizo y seducción por lo irreal en nuestro entorno pero existente en nuestro subconsciente.

Organizada con la colaboración de la Fondazione Giorgio e Isa de Chirico de Roma, la muestra descubre las fases creativas del artista, que con su invención de la pintura metafísica protagonizó una de las revoluciones más importantes del arte y el pensamiento del siglo xx.

Giorgio de Chirico: Visión metáfisica de Nueva York (1975) – Óleo sobre lienzo

La exposición reúne un total de 142 obras, procedentes en su mayoría de la Fondazione Giorgio e Isa de Chirico, que se completan con préstamos de más de una veintena de museos y colecciones privadas, así como las pocas esculturas de De Chirico (1888-1978)  realizadas a partir de 1940 en terracota y durante losaños 1968-1970 en bronce, con unas tiradas limitadas.

La exposición se estructura en seis ámbitos: Retratos y autorretratos, Interiores metafísicos,  Plaza de Italia y maniquíes Baños misteriosos, Historia y naturaleza y el Mundo clásico y los gladiadores.

La pintura metafísica, antecedente del surrealismo,  es un movimiento artístico italiano que nace en 1916 de un encuentro casual de Giorgio de Chirico con Carlo Carrà en el Hospital Militar de Ferrara. Para De Chirico, griego de nacimiento, de padres italianos y de formación alemana, los motivos del movimiento se encuentran en la cultura nórdica extra-pictórica (Nietzsche, Schopenhauer, y Weininger) y también en la clásica y visionaria.  El resultado será una pintura con una atmósfera mágica y enigmática, incluyendo la firme y concreta individualidad de presencias singulares.

Girogio de Chirico – PLaza de Italia con fuente – Fundazione Girogio e Isa de Chirico – Roma

En muchas de las obras de De Chirico, reina un espíritu clásico, producto también de una formación humanística elevada, incapaz de despertar o resucitar un universo en defunción, del cual sólo quedan en pie unos edificios que resultan deshabitados. Inmerso en los albores de la primera guerra mundial, su obra ofrece un cosmos enigmático, en constante interrogante y reflejo de la desolación de un mundo que se abocaba a una guerra que se extendía a todas las latitudes.

Con respecto Plaza de Italia, el espectador contempla una obra cuyo nexo común es una soledad claustrofóbica y sepulcral. No hay vida orgánica, sólo queda lo material, lo construido por el hombre. Ni siquiera se contempla a la Naturaleza. Tan sólo se percibe un mundo misterioso e inquietante.

Interior metáfisico con paisaje romántico -(1968) – Óleo sobre lienzo.

Sus Interiores metafísicos parecen desvanes desordenados, donde el tiempo se asienta a placer. Objetos de toda índole, amontonados, y siempre con algún retrato académico que capta la atención del espectador entre todo el amasijo, si obviar una ventana abierta a lo desconocido, al silencio, a lo recóndito. Todo ello en medio de una luz extrema y una gama cromática intensa y vivaz.

Giorgio de Chirico – Autorretrato con traje negro (1948-1954) – Óleo sobre lienzo.

Sus Autorretratos, vestido con traje de época, o incluso desnudo reflejan un conocimiento del arte, de su técnica y de su historia que roza la perfección. La mirada de De Chirico es crítica, profunda en intensa. No se conforma con la superficie. Indaga y estudia al visitante, lo mismo que en sus planteamientos pictóricos.

Giorogio de Chirico – Retrato de Isa con vestido rosa y negro (1934) – Óleo sobre lienzo.

En referencia a sus Retratos femeninos, tienen elegancia y distinción. No exentos de sobriedad, pertenecen a una época más academicista, en la que se observa una profesionalidad indiscutible y una técnica depurada, pero no una identificación con la obra. Sin embargo, tales trabajos le permitieron enfocar su pintura metafísica bajo el prisma de la originalidad y la innovación, pero todo calculado al detalle.

Girogio de Chirico – Baños misteriosos con pato (1973) – Óleo sobre lienzo.

Baños misteriosos son una curiosa serie de obras en la que el agua en realidad es la madera de piezas de parqué del suelo. Aparecen hombres desnudos y cisnes nadando. Resulta chocante el contraste entre la elegancia y sinuosidad del cisne con la anatomía masculina, en un entorno geométrico lleno de luz, pero donde abundan muchos tonos pardos.

Bañista en la fuente (o Nayades bañándose) – 1948 – Óleo sobre lienzo.

Historia y naturaleza es un homenaje a los maestros de la historia del arte. Destaca Bañista en la fuente, una clara referencia a Courbert i su Mujer en las olas. La obra de De Chirico es mucho más explícita a nivel sexual. Una mujer con facciones y connotaciones plagadas de fortaleza, sin esbelteces, se muestra abierta al sexo, mientras está rodeada por la espuma blanca de las olas, en una clara representación del esperma masculino. En la distancia le acompaña otra fémina con mucho más pudorosa.

Giorgio de Chirico – Villa Falconieri (1946)-Óleo sobre lienzo

Otro homenaje indiscutible es Vila Falconieri, una pieza que no deja de recordar a la famosa Isla de los muertos de Arnold Böcklin. El efecto y el estado alcanzados, combinados con pocos elementos, crean una atmosfera misteriosa y singular.

Los bodegones de frutas pueden perfectamente clasificarse dentro del ámbito metafísico. El paisaje de fondo y los cortinajes confieren a la escena un ambiente cromáticamente denso y vital, en un entorno, de nuevo, de silencio y soledad.

Vista general temática gladiadores.

Finalmente, con respecto a Mundo Clásico y Los gladiadores bien vale la pena citar a la nota de prensa, ya que su significado es muy explícito. Los gladiadores  eran héroes destinados a morir, se transforman en actores; la arena se convierte en una escenografía teatral; la muerte inevitable no es más que una representación. La ambigüedad entre realidad y ficción que se muestra en estas obras y cuyo objetivo es ofrecernos una sensación de desorientación es solo otro juego intelectual que nos propone el artista, con las mismas características de cuando «pone en escena» el mundo clásico, con sus ruinas y sus personajes mitológicos inmersos en atmósferas sugestivas surgidas de la memoria y la nostalgia de la antigüedad mediterránea que tanto le apasionaba.

Giorgio de Chirco – Esculturas: Penélope y Telemaco; Héctor y Andromaca (1970) Bronce plateado) – Orfeo (1970) -Bronce dorado

Efectivamente, se puede contemplar una serie de trabajos clásicos en su concepto, en la técnica aplicada, pero enmarcados en un contexto de reivindicación del mundo mitológico y romano. Historias pictóricas que cautivan por su pasión y su plasmación, cargadas de movimiento, de fuerza y de expresión a través de una gama cromática de gran fuerza y poder.

La muestra se complementa con dibujos preparatorios o definitivos, litografías y acuarelas, así como de las escasas esculturas, realizadas en bronce, de diversos tamaños. Si bien su obra en este formato no es extensa, la misma se inició a principios de los cuarenta, cuando modeló en terracota algunos de sus temas clásicos preferidos, como la Ariadna dormida, los arqueólogos y los caballos antiguos, obras que en 1941 expuso en Milán.

Giorgio de Chirico: Edipo y la Esfinge (1968) – Óleo sobre lienzo.

En el contexto expositivo, se hace imprescindible mencionar la excelente escenografía de la muestra. Basada en la Plaza de Italia, mantiene un perfecto equilibrio entre obra pictórica y escultórica, y los distintos ámbitos en que está configurada la exposición.

Como en casi todas las muestras, Caixaforum Barcelona edita un cuidado catálogo, del que se extrae el siguiente texto, realizado por Mariaestella Margozzi y Katherine Robinson:

Los mundos que De Chirico relata con su arte, pueden recorrerse, son explorables, interrogables y el comportamiento del artista es, en cada uno de estos mundos, el de un oráculo escondido que oculta el secreto a la vez que lo revela con todos los medios que su cultura humanística, profunda y meditada, le pone a disposición.

Giorgio de Chirico – Trobador (1972) – Óleo sobre lienzo- Fundazione Giorgio e Isa de Chirico

Una muestra sugerente, enigmática, trascendental y absolutamente imprescindible para conocer al obra de De Chirico, un artista que permaneció fiel al academicismo en cuanto a plasmación de ideas, en una época en la que imperaba la action paiting, la abstracción y el informalismo. De Chirico dejo para la historia un mensaje de innovación constante, una inteligencia altamente desarrollada, sin obviar una crítica al entorno y a la evolución social, en unos momentos en que el academicismo estaba siendo arrinconado por nuevas fórmulas, donde  el intelecto era avasallado por el gesto, el color y la dureza del mensaje.

CAIXAFORUM BARCELONA 
Avda. de Francesc Ferrer i Guardia, 6-8 
Barcelona 
www.lacaixa.es/ObraSocial

Marta

Nacida en Mataró y actualmente residente en Barcelona, en la actualidad, soy la responsable del departamento de tasaciones online de la firma Peritos de Arte, y colaboro en el departamento de documentación y archivo de la galería Miguel Marcos de Barcelona Con experiencia profesional en la administración de empresas, y durante dieciocho años en el campo de la archivística y la investigación histórica, desde hace más de dos lustros, realizo críticas de arte a través de este portal, habiendo ejercido a su vez, la corresponsalía de la revista GAL-ART, para Barcelona y otras poblaciones, así como también haber colaborado con ARTyHUM, publicación de dedicada a las humanidades en general. Hasta su cambio de titular, fui columnista habitual de arte en Tribuna Maresme, periódico de edición mensual de Barcelona y otros medios, además de haber documentado y confeccionado durante dos años, la descripción de obras para Artinternacional.com firma dedicada a la subastas online, y para la cual, en su momento, edité quincenalmente un boletín informativo dirigido a los clientes de la firma y expertos en general.